IV Año de la invasion imperailista de Irak  

0 Comentarios

Hoy sábado, 17 de marzo, tendremos movilizaciones, a nivel internacional, con el fin de denunciar el cuarto año de la ocupación imperialista de Iraq encabezada por EEUU, un año más Valladolid participará en la convocatoria coincidiendo, en esta ocasión, con informaciones que amenazan con la apertura en nuestra provincia de una fábrica de aviones para el ejército de EEUU y la instalación de una base militar de la OTAN, que vigilaría en tiempo real cualquier movimiento “sospechoso” en cualquier lugar del planeta, estas informaciones amenazan con militarizar Valladolid y favorecerían, de llevarse a cabo, los planes imperiales de EEUU-OTAN, en un panorama internacional que amenaza con extender las intervenciones de Afganistán, e Iraq, a países como Irán y todo el Oriente Medio (Siria, Líbano, Palestina…). Todo esto hace que las movilizaciones de este año en nuestra ciudad tengan una importancia particular, situándose en un horizonte que permitirá ir construyendo un movimiento antiimperialista, contra la guerra, la OTAN, las Bases y las industrias militares. Sigue leyendo...
Tras cuatro años de invasión de Iraq podemos asegurar que los estados terroristas que pretendían quedarse con su petróleo y avanzar en la reestructuración y reparto del Oriente Medio, no contaban con la voluntad y firmeza del pueblo iraquí y su Resistencia civil y armada, lo que pretendía ser un paseo imperial por Iraq, se ha convertido en una derrota de los EEUU y sus aliados que nos recuerda al fracaso imperialista en Vietnam. Sin embargo, las consecuencias de la invasión-ocupación están siendo terribles para el pueblo iraquí y nos descubren el verdadero rostro criminal del imperialismo-sionismo. Durante estos cuatro años de ocupación han sido asesinadas más de 700.000 personas en Iraq, estimándose que un tercio de los asesinados son menores de edad, miles de iraquíes han sido torturados en cárceles como Abu Ghraib y sufrido violaciones y vejaciones sistemáticas, cerca de 4 millones de personas se han convertido en refugiados o desplazados internos, el país ha sido destruido físicamente tras continuos bombardeos contra su población con todo tipo de armas, muchas de ellas prohibidas por la legislación internacional. La ultraliberalización de su economía ha privatizado servicios públicos y recursos naturales, ha desmantelado servicios como la sanidad y la enseñanza donde muchos de sus profesionales han sido asesinados o han tenido que huir del país, hay un empobrecimiento masivo de la población, con cuatro millones y medio de niños y niñas sufriendo desnutrición. Buena parte de su patrimonio histórico y cultural ha sido destruido y/o robado, etc., etc., etc.

Para agravar aún más la situación del pueblo iraquí el imperialismo-sionismo está fomentando la estrategia del enfrentamiento civil, estrategia que llevó a cabo en la ex Unión Soviética, en la exYugoslavia, y actualmente en Líbano, Palestina, etc., con consecuencias humanitarias terribles, pero con grandes beneficios políticos y económicos. En Iraq están intentando encender una guerra civil, provocando enfrentamientos étnicos y sectarios que no existían antes de la ocupación, destruyendo los sentimientos y cohesión nacionales que el tiempo había ido forjando en su población. Hace año y medio policías iraquíes detuvieron a dos hombres cargados de explosivos en un puente de Basora que resultaron ser soldados británicos disfrazados de árabes, posteriormente se han detectado a mercenarios usamericanos en condiciones parecidas. En la actualidad hay contabilizadas 236 empresas privadas dedicadas a la “seguridad” con unos 100.000 mercenarios, la mayoría auténticos terroristas dispuestos a todo por dinero. Otra fuente de violencia sectaria proviene de los escuadrones de la muerte vinculados al gobierno de al-Maliki, marioneta en manos de EEUU. También se han producido algunos ataques suicidas de seguidores del famoso Osama bin Laden, antiguo miembro de la CIA, siempre en paradero ¿desconocido? y que tanto juego está dando a Bush en su estrategia de “guerras preventivas” y “antiterroristas”. Los EEUU, auténticos culpables de la violencia que vive Iraq, intentan culpar a la Resistencia iraquí de la misma, pero ¡resistir no es terrorismo!, la Resistencia iraquí atenta solamente contra las fuerzas de ocupación y contra la policía cipaya, habiendo tenido también enfrentamientos con gentes de Al-Qaeda. Resistir es una obligación y un derecho internacional legítimo que todo pueblo tiene como autodefensa contra las invasiones neocoloniales, que en Iraq se justificaron con grandes falsedades, como las acusaciones de posesión de armas de destrucción masiva y de ser refugio de terroristas de Al-Qaeda.

El pasado 30 de diciembre, Sadam Hussein fue ahorcado tras sentencia de muerte en un juicio injusto y sin garantías, según organismos de Naciones Unidas, sentencia salida de un tribunal ilegal controlado por EEUU y fruto de una ocupación ilegal. Los EEUU fueron grandes amigos de Sadam y le vendieron todo tipo de armas, incluyendo armas químicas, armas que Irán denunció ante la ONU para que fueran investigadas sin que EEUU lo permitiera, armas utilizadas contra población kurda, que se usarían también en la guerra con Irán, guerra que dejó un millón de muertos y resultó un auténtico negocio para las industrias militares que en muchos casos vendieron sus armas a los dos países. Hasta Franco en 1974, acompañado de su sucesor, el hoy rey Juan Carlos de España, recibió a Sadan como un buen amigo imponiéndole la “Gran Cruz de la Real Orden de Isabel la Católica”.

Estos mismos tribunales coloniales creados tras la ocupación imperialista, condenaron a muerte hace algunos días a tres jóvenes mujeres iraquíes, Wasan Talib de 31 años, Liqa Omar de 26 años y Zainab Fadhil 25 años, acusadas de participar en la Resistencia, en un juicio sin las mínimas garantías legales. Estas ejecuciones pueden llevarse a cabo en cualquier momento a pesar de la campaña internacional abierta en favor de su libertad.

El gobierno del PSOE repite una y otra vez que no basta con lamentar las acciones terroristas, que hay que condenarlas, justificando así la ilegalización de algunas organizaciones políticas y sociales vascas, sin embargo su gobierno lamenta pero no condena los linchamientos en Iraq, la invasión del Líbano, las matanzas de palestinos (que no terminaron con el pañuelo al cuello de Zapatero), y no sólo no condenan, sino que en muchos casos mantienen relaciones preferentes de todo tipo (cuando no son co-rresponsables directos) con sus causantes, relaciones militares, económicas, políticas, culturales. El Sr. Zapatero, no se ha apartado de la estela del PP en su política internacional, no basta con sacar las tropas de Iraq para después meterlas en Afganistán y reconocer a su gobierno ilegítimo. Tampoco se deben enviar tropas al Líbano invadido para defender a los invasores sionistas, ni bloquear la ayuda económica al gobierno palestino porque sus resultados electorales no gustaron al estado terrorista israelí. Son éstas cosas, junto a nuestra permanencia en la organización terrorista OTAN, las bases militares en nuestro suelo y otras, las que nos sitúan en el mismo plano que estábamos antes de los atentados terroristas del 11 de marzo.

El rostro de la barbarie imperialista se está descubriendo en Iraq como se hizo en otras partes del mundo. No debemos dejar engañarnos con las excusas del “terrorismo internacional”, las armas de destrucción masiva, el peligro islamista, etc., estos son peligros creados y provocados por ellos para justificar sus guerras neocoloniales preñadas de asesinatos masivos, torturas, destrucción y empobrecimiento de los de abajo en beneficio de los de arriba, en beneficio de las grandes empresas transnacionales del Occidente rico encabezado por Usamerica. Debemos anteponer a sus guerras neocoloniales propias del modelo de globalización neoliberal, un modelo alternativo basado en una economía social que defienda el planeta, la justicia, la libertad, la igualdad de pueblos y personas.

Este es el único camino que merece la pena ser recorrido, camino que marcha en dirección contraria al de las guerras imperialistas y la globalización neoliberal por el que andan, con mayor o menor rapidez, todos los estados capitalistas. Por lo tanto proyectos como la instalación de una base de la OTAN, y apertura de industrias militares, como amenazan con instalarnos en Valladolid, son antagónicos a los intereses de las clases populares de nuestra ciudad y del mundo y nos desvían de nuestro camino.

Desde el Comité de Solidaridad con los Pueblos hacemos un llamamiento a la movilización contra las guerras imperialistas, la OTAN, las Bases y la industria militar. El próximo sábado 17 de marzo, la Asamblea antiOTAN de Valladolid convoca una manifestación en el marco del cuarto año de ocupación imperialista de Iraq, animamos a todos y todas a participar en la misma. La manifestación saldrá de la plaza Colón a las 20 horas. ¡ACUDE¡
¡NI OTAN, NI BASES, NI INDUSTRIAS MILITARES!.
¡FUERA TROPAS DE OCUPACION DE IRAQ, AFGANISTAN, LIBANO, PALESTINA…!.
HOY MAS QUE NUNCA, ¡¡¡SOCIALISMO O BARBARIE!!!.
Comité de Solidaridad con los Pueblos (CSP).
Csp.valladolid@gmail.com


Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories