Ejecutado el ex vicepresidente de Sadam Husein  

0 Comentarios

El ahorcamiento de Taha Yasin Ramadan coincidió con el cuarto aniversario de la invasión liderada por Estados Unidos.
Taha Yasin Ramadan, ex vicepresidente del dictador iraquí Sadam Husein, fue ejecutado al amanecer de este martes por crímenes de lesa humanidad, coincidiendo con el cuarto aniversario de la invasión a Irak liderada por Estados Unidos, informó Reuters. Ramadan fue el tercero de los máximos colaboradores de Saddam en ser ahorcado desde que el ex presidente fue ejecutado en diciembre, tras un juicio en un tribunal iraquí respaldado por Estados Unidos, que grupos de derechos humanos han criticado por "irregularidades".
El ex vicepresidente fue condenado a la horca por el asesinato de 148 chiítas en los años ochenta.
La ejecución se desarrolló "sin incidentes y sin violación" de la ley, declaró Bassem Ridha, consejero del primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, citado por la AFP.

Sigue leyendo...
El abogado de Sadam Husein, Badie Aref, dijo que Ramadan "pudo llamar a su familia". "El abogado (del ex vicepresidente) me dijo que estaba tranquilo y sereno. Pidió a su familia y amigos que rezaran por él y aseguró que no le daba miedo la muerte".
Además de Sadam y Ramadam, han sido ejecutados desde diciembre el hermanastro de Sadam Husein, Barzan Al Tikriti, y el ex presidente del tribunal revolucionario, Awad Al Bandar, ambos el 15 de enero.
Esta vez la ejecución no ha dado lugar a desbordamientos ni incidentes como en los ahorcamientos de Sadam, insultado antes de su ejecución, grabada con cámaras clandestinas y difundida por internet, y de Al Tikriti, que fue decapitado.
Ramadan, kurdo sunita nacido en 1938 en Mosul (norte), estaba considerado uno de los más duros del régimen, a pesar de lo cual su condena provocó numerosas protestas en todo el mundo.
Este íntimo de Sadam fundó en 1970 el "ejército popular", la milicia del partido Baas, y fue miembro del Consejo de Comando de la Revolución (CCR), la máxima instancia dirigente de Irak.
Fue acusado por los iraquíes en el exilio de haber perpetrado crímenes contra la humanidad, sobre todo el asesinato de cientos de kurdos en 1988.
Aunque los principales responsables del partido Baas han sido ejecutados o están encarcelados, Estados Unidos no ha conseguido resolver la crisis iraquí en cuatro años de presencia en el país.
El conflicto ha causado cerca de 60.000 muertos civiles según las estimaciones más bajas, y las fuerzas aliadas han perdido unos 3.500 soldados, 3.220 de ellos norteamericanos. En Estados Unidos, el coste humano y financiero de la guerra pesa cada vez más.
El presidente norteamericano, George W. Bush, pidió el lunes nuevamente paciencia a los ciudadanos estadounidenses para superar la crisis, sobre todo porque la nueva estrategia de la Casa Blanca incluye el envío de más tropas. Unos 160.000 soldados serán desplegados de aquí a junio.
Por su parte, el ejército británico, se está retirando progresivamente de Irak, y entregó este martes a los iraquíes una importante base en Basora.


Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories