Uruguay. MRO contra el impuesto sobre salarios y jubilaciones  

0 Comentarios

La Reforma Tributaria Neoliberal del Gobierno "Progre(Regre)sista" descarga sobre una base social amplia (trabajadores, jubilados y capas medias) una expropiación directa de sus ingresos.

La burguesía trata cotidianamente de formular mecanismos de dominación sobre la clase trabajadora. Es su misión como clase parasitaria y se reproduce mediante la explotación de las grandes mayorías populares.

Utilizando el estado como instrumento de dominación recauda impuestos sobre los sectores populares para sostenerlo y financiarlo. Nos referimos a definiciones clásicas marxistas, probadas históricamente, acerca de la lucha de clases y la función del estado en una sociedad de clases.

Pulsa en la Lupa para seguir leyendo:

    No sorprende que la capa burocrática del PITCNT con su ala amarilla (Articulación) y la autodenominada "independiente pero involucrada" consideren a la Reforma Impositiva como favorable a los intereses populares. Esta capa burocrática mayoritaria en la conducción del PITCNT oficia de freno para las luchas de los trabajadores, intenta domesticar al movimiento obrero en la conciliación de clases y ha sido el cantero predilecto donde el gobierno recluta funcionarios del estado mansitos y obsecuentes a las políticas neoliberales continuistas.
    Lo que sí sorprende que desde las filas clasistas se levanten planteos que aceptan impuestos desde ciertos montos salariales (por encima de los 30 mil pesos de la canasta familiar), confundiendo ideológicamente a la clase trabajadora y legitimando un mecanismo de expoliación burguesa.

    Origen económico-social del salario

    El salario, o sea el valor de la fuerza de trabajo, según el marxismo, es el tiempo socialmente necesario para producir. Son una serie de artículos que componen la canasta de consumo del trabajador y su familia, y que garantizan la reproducción de la clase trabajadora.
    Componen la canasta familiar el alimento diario, la vestimenta, el alquiler o cuota de la casa, el gasto en transporte, la educación y la salud de la familia, el esparcimiento, etc. El monto de la canasta familiar varía de un país a otro, de un mes a otro si se genera un impacto inflacionario, etc.
    La fuerza de trabajo, lo que vende el asalariado en una sociedad capitalista, como en la que vivimos, es la fuente de la creación de la riqueza o sea lo que genera valor es el trabajo humano incorporado a la transformación de los elementos de la naturaleza.

    El salario traducido como precio del valor de la fuerza de trabajo, es una parte de las ocho horas diarias de trabajo, esa parte del jornal es la que el patrón devuelve. De acuerdo a la tecnología aplicada en el proceso de trabajo, o sea la máquina, junto al esfuerzo humano; por ejemplo, el salario en la industria tabacalera toma 45 minutos, en la industria textil unas tres horas, el resto de la jornada es lo que se apropia de trabajo ajeno el patrón y el estado en manos de la burguesía. Ese tiempo de la jornada que no se devuelve con el salario es la explotación y, desde un punto de vista marxista, se denomina plusvalía.
    Por lo tanto, el nuevo gobierno del FA hereda, impulsa y consolida un modelo de producción capitalista, basado en la explotación de la clase trabajadora, única clase generadora de la riqueza.
    Si la clase trabajadora mediante el sobretrabajo o plusvalía acrecienta el capital de los explotadores, no existe ninguna razón para que los trabajadores aceptemos un impuesto sobre nuestros salarios, no importa el monto de lo que se gane, que siempre será inferior a lo que hemos creado con nuestro esfuerzo y que todavía bajo el sistema capitalista siempre se corre detrás en la defensa del salario real, pues este es continuamente deteriorado por el aumento de los precios de la canasta familiar.

    El estado recauda los impuestos

    El estado, en una sociedad de clases, es una máquina para mantener el dominio de una clase sobre otra, una máquina llamada a mantener sometida a una sola clase, todas las demás clases subordinadas a ésta.
    Todo estado realiza su función de ejercer la dictadura de clase a través del poder público. Este poder se separa de la sociedad y se coloca por encima de ella. El aparato burocrático-militar se aísla del pueblo y se basa en la jerarquía. El burócrata se separa del pueblo, le interesa su seguridad personal y su posición burocrática y lleva adelante la política de la clase dominante y para ello dispone de las fuerzas armadas, la policía, dirigidos por cuadros bien remunerados.
    El estado crea los impuestos y empréstitos para mantener la máquina de poder, y la población debe dar su contribución en forma obligatoria. Paradójicamente, las amplias masas explotadas deben volcar sus recursos para sostener el poder público que los sojuzga.

    Las Instituciones del Estado son:
    1) Punitivas (policía, tribunales, cárceles y campos de concentración)
    2) Militares (departamento para ser verdugos de su propio pueblo y de otros pueblos)
    3) Financieras (departamento para el saqueo del pueblo propio)
    4) Económicas (departamento de obras públicas)
    5) Ideológicas (escuelas, universidades, prensa)

    "El alma del mecanismo estatal es el interés de los explotadores, y todos sus organismos se convierten en los oídos, los ojos, las manos y los pies con los que escucha, acecha, evalúa, vigila, agarra y corre" Carlos Marx

    Si el estado es el instrumento burgués de dominación, como lo es este estado en manos del FA, los trabajadores, no importa lo que se gane, no debemos volcar un solo peso para financiarlo.

    Los trabajadores debemos luchar por subsidios al consumo popular e impuestos al capital

    En un programa de soluciones populares, las políticas presupuestales deben tender a satisfacer las necesidades sociales, y luego a las de inversión y desarrollo. Con una política de precios para subsidiar los servicios públicos (UTE, ANTEL, OSE, etc.), fijando sus tarifas en relación a los ingresos netos del grupo familiar, así como subsidiar los artículos de la canasta familiar. Buscando controlar y regular los precios a través de organismos sociales y populares. Creando supermercados populares y garantizando la participación de los trabajadores en la dirección de las reparticiones estatales y municipales de abastecimiento.
    En materia de política tributaria, inmediatamente se debe procesar la eliminación de todo tipo de impuestos a los sueldos, jubilaciones y pensiones. Revertir la actual política tributaria, disminuyendo sustancialmente los impuestos al consumo, y gravando duramente el consumo suntuario, la ganancia, la herencia, el patrimonio y los sectores improductivos.

    Es preciso eliminar el impuesto al consumo (IVA) para los artículos de la canasta familiar y también decretar una amnistía tributaria a los sectores populares, suspendiendo todo tipo de ejecuciones por deudas fiscales, facilitando la recuperación de la mediana y pequeña empresa.

    EL IMPUESTO SOBRE LOS SALARIOS ES UN MECANISMO FUNDAMENTAL DE REDISTRIBUCIÓN SOLIDARIA EN UNA SOCIEDAD SOCIALISTA, DONDE LOS TRABAJADORES SOMOS LOS DUEÑOS DE LAS FABRICAS Y TIERRAS, Y DE LOS FRUTOS DE NUESTRO TRABAJO.

    Este Aporte Informativo enviado a nuestro correo, es un servicio solidario a cargo de la Secretaría de Prensa y Propaganda del Movimiento Revolucionario Oriental , apuntando a colectivizar información de interés para los sectores populares, de carácter nacional e internacional. http://www.mro.nuevaradio.org


Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories