Simón Bolívar Socialista  

0 Comentarios

Yo pienso que mejor seria para la América adoptar el Corán que el gobierno de los Estados Unidos, aunque es el mejor del mundo. Aquí no hay que añadir más nada, sino echar la vista sobre esos pobres países de Buenos Aires, Chile, Méjico y Guatemala. También podemos nosotros recordar nuestros primeros años! Estos ejemplos solos nos dicen más que las bibliotecas.

Simón Bolívar


El Sr. Guillermo Morón se dedicó de nuevo en la mañana de hoy, desde la celestina principal de los medios, de despotricar contra “El Libertador”… este pseudohistoriador, muestra sus complejos de clase cuando se revolca en su odio.
Pulsa en la Lupa para seguir leyendo:


    Asegura Morón que Bolívar fue un oligarca, a quien sólo le importaba el poder y la gloria, que nunca fue socialista, y los chavistas mentimos cuando así lo aseguramos.

    Lo que da es asco escuchar como el Sr. Morón traiciona su gentilicio… y como se dejó manipular por las preguntas sesgadas de los operadores de Goebbelsterror, quienes con el saña que los caracteriza hacían preguntas como: ¿Es verdad que murió rico?... ¿Es mentira que murió con una camisa prestada?... y otras del mismo talante, y hay que ver como el “historiador” Morón se regodeaba destrozando la figura de Simón Bolívar.


    No entiendo como es posible que en la República Bolivariana de Venezuela existan autoridades que permitan el bochorno público a que quieren someter la figura del Padre de la Patria, y cómo se le permite a un apátrida como Guillermo Morón con un puesto de número en la Academia de la Historia… Y menos puedo entender como es que ese nido de conspiración y de antivenezolanismo que es Goebbelsterror continua abierta, pienso que ya es hora que el pueblo haga valer su mayoría en ese aspecto.


    Camaradas, no hay que dejarse engañar por ese campaña soez y patrañera de ciertos individuos , como Manuel Caballero, Guillermo Morón e Inés Quintero, quienes se han atrincherado en nuestra Academia de la Historia con el único fin de desprestigiar a Bolívar, y no por ninguna razón histórica valedera, sino por la única razón de que no concuerda con las ideas políticas de sus amos.

    Permítanme seguir con algunas reflexiones:

    BOLIVAR COMO ENTE SOCIAL
    o el Socialismo Bolivariano



    El tema Bolívar, como todo aquello rodeado de misterio nos obliga a una investigación y un análisis, que necesariamente lleva una conclusión, la cual muchas veces está contaminada por nuestra interpretación, por el momento y ambiente que nos rodea… por nuestra la forma de pensar, por el conocimiento que tengamos o no de los hechos, por la vivencia histórica, o por la visión y proyección que cada uno hacemos sobre una materia tan compleja y complicada como lo significa interpretar el pensamiento del genio de América…


    Si no fuera así, Bolívar no generaría tanta controversia como ha suscitado a través de la historia. Bolívar es un tema inagotable, tiene distintos puntos de vista, ya que Bolívar era un eterno soñador que manipulaba los hechos, que serían historia, construyendo una fantasía que él retaba hasta convertirla en realidad.


    Bolívar vivía su propia fantasía, pero lo hacía entre hombres normales inmersos en la rutina, en la mediocridad y la cotidianidad… Sólo pensando así podemos llegar a entender cómo un hombre que tenía todo, lo derrochó persiguiendo un ideal…


    De Bolívar dijo el escritor Waldo Frank:


    “Bolívar amó el humo de la batalla, el sudor de los caballos, el clamor del pueblo al cruzar en triunfo la ciudad. Amó el manejo de los hombres, la creación de capitanes, la intriga habilidosa del Gabinete y del Congreso. Amó el poder de condenar y absolver. Amó su propia voz ascendiendo cadenciosa, el brillo de los ojos y las bocas abiertas de admiración cuando se apagaba su retórica. Amó la languidez de la fatiga, la carne roja, el vino tinto, los baños de aguas perfumadas. Amó la música y el baile. Y amó los labios de las mujeres y el temblor de sus carnes cuando los brazos de un conquistador las estrechaban”


    ¡Ése es Bolívar!... lo heroico… el mito… el romanticismo… el triunfo… la derrota… la conquista… esa conquista bien sea de territorios o de bellas…

    ¡Ése es El Libertador!…

    Pero hoy yo quiero hablarles de otro Bolívar, quiero hablarles del Bolívar Social… del Bolívar que buscó mejorías para su pueblo… no para su clase… sino para ese soldado que lo acompañó a la batalla… para el negro, el mulato el indio y el esclavo… para el bodeguero, el carpintero, el herrero y campesino… El Bolívar del cual quiero hablarles es de aquel que hoy hubieran acusado de “Socialista”… o aquél a quien los oligarcas del momento, con cara de horror, tacharían de “Comunista”…

    Quiero hablarles de aquel Bolívar que nace sin él mismo saberlo en más tierna infancia… nace con la leche de Matea y los Brazos de Hipólita lo que hace hacen que para este niño sea normal el olor a pueblo… al levantarse con los criados, llamados “de adentro” puede corretear libre con niños negros, jugar y pelearse con ellos… En eso es diferente a los niños mantuanos de su época que “mantenían su puesto” ante las clases consideradas inferiores… su infancia, pues, lo marca en forma definitiva…

    Sí, el Libertador, huérfano a temprana edad, no fue un niño fácil… por la casa de San Jacinto y por las casas de sus tíos desfilaron uno tras otro los maestros e instructores tratando de enseñarle algo… pero no había reja de ventana que retuviera al flacuchento muchacho… quien invariablemente terminaba por los lados de la Cuadra de Caballos de la Familia, hoy situada de Piedras a Bárcenas allá en Quinta Crespo a la orilla del aquel entonces hermoso Guaire; allí estaban sus más preciados amigos de juego y compañeros de correrías…

    José Antonio Negrete, Guillermo Pelgrón, el padre Andujar, Miguel José Sanz, Andrés Bello y Simón Rodríguez son sólo algunos de los múltiples maestros e instructores que pretendieron formar al díscolo jovencito… todos y cada uno de ellos sembró algo en su alma y su mente de niño… pero quien más lo hizo, fue Rodríguez… su método de enseñanza, revolucionario para aquel momento, basado en el “Emilio” de Rousseau… con largos paseos por la campiña en convivencia con la naturaleza cautivaron al jovencito… Sus enseñanzas se verían a futuro…

    En esos paseos con su maestro y en sus correrías a las orillas del Guaire, con los hijos de la servidumbre, Bolívar adquiere, además del conocimiento que le trasmite el maestro… ese otro conocimiento que le será tan útil en el futuro: Aprende a degustar el sabor de la arepa de los simples platos del pobre y el campesino… aprende a dormir en el chinchorro, en esa cama del indio que acompañaría luego en toda la campaña libertadora… aprende a montar y domar caballos, y lo logra hacer como el mejor de los jinetes… pero lo más importante es: que ese niño huérfano… heredero de una fortuna incalculable… se relaciona temprano con el sirviente, con el esclavo… con el herrero… con el cochero… habla con ellos, los escucha… en fin aprende a tratar a ese pueblo, conoce de sus penurias, aprende a interrelacionarse con ellos… con ese pueblo que hoy llamaríamos “de a pié” y que vivía un mundo muy diferente al de sus amos…

    Ya mayor, ya guerrero… en esos terribles días de las batallas, Bolívar que era un hombre de poca estatura física… 1.60 – 1.64, flaco… y nervudo, comandaba a Páez y sus centauros… ¿Cómo hizo después para que la Primera lanza del llano y aquellos aguerridos llaneros lo respetaran?… pues, habló con ellos y les entendió… se midió con ellos a la espada, a la lanza, al nado y a caballo… y les demostró que era igual o mejor que el mejor de ellos… lo que aprendió de niño tuvo sus frutos…

    En la mente y en el alma de este joven díscolo, quien se levanta de forma realenga y libre, sin la orientación de un padre o de una madre, confiado tan solo a la buena voluntad de otros, queda sembrada la semilla social… y así llega a adolescente…

    Su primer viaje a Europa está lleno de acontecimientos… con su bolsa llena de buen dinero, entre sedas y oropeles, y lejana ya su niñez, comienza otra aventura… En España conoce el desprecio de la casa real… si, él quien un príncipe indiano, de pelo encrespado y con la piel tostada por el sol del trópico… fue el motivo del desprecio solo eso… quien lo hacia era la más corrupta y decadente casa real de Europa… Algunos pensamos que esos ultrajes sufridos en las cortes españolas causaron esa animadversión hacia el imperio dominante, que le caracterizó el resto de su vida…

    Durante esa época, al adolescente Bolívar, cargado de hormonas tropicales, se le desborda el ansia por amar a las bellas… duelos en las calles oscuras en Madrid a la media noche… enfrentamiento con oficiales de la corte… Las intrigas y los chismes provocan una prudente retirada a las tierras vascas, tierras de sus antepasados… la huida… el matrimonio… la vuelta a la patria… todos estos hechos por si solos bastarían para escribir un libro.

    Ya Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco era todo un mantuano… en su hacienda, con su bella esposa… rodeado de sus esclavos se dedicaba a hacer lo que hacían todos los mantuanos en su época… o sea, NADA… vivir la vida lo mejor que pudieran… Siglos ya con el poder que da dinero habían formado una esa “nobleza” criolla propia de la ciudad de Caracas llamada “Los Mantuanos” por la capa o manto con que se cubrían durante las frías noches al pié del Ávila. Los mantuanos se trasformaron, con el transcurrir de los lustros, en una de las castas más segregacionistas del mundo; fueron hidalgos criollos de inmensa riqueza, una especie nobleza americana, viviendo la fácil vida que le daban rentas y esclavos. Dentro de esa clase, por herencia, abolengo y fortuna la familia Bolívar ocupaba la más alta posición… De haber seguido así la vida de Simón, no hubiese entrado nunca en la historia…

    Muere su esposa, enferma de Fiebre Amarilla… en aquellas épocas, el paludismo… junto con la tuberculosis y la sífilis eran enfermedades endémicas en Venezuela, y campean por toda esta tierra como una de las herencias que nos trajera la conquista…

    Esa muerte que le arrebata la esposa, cambia para siempre la historia de América… Bolívar abatido, marcha de nuevo a Europa… Llega a Madrid… ya no es un niño… ya pasó la adolescencia… es un hombre triste abrumado por la pérdida…

    En Madrid ocurre un hecho de infinita importancia… Bolívar se entera de la presencia de Simón Rodríguez en Viena y se traslada a esa ciudad para ver al viejo maestro… Simón Rodríguez era un revolucionario, visionario y luchador de ideales, se encontraba en ese país huyendo de la persecución española… Por segunda vez la muerte de un ser querido los une: primero su madre María de la Concepción y ahora la de su esposa María Teresa…

    Pero este encuentro no fue lo que el joven esperaba: Su maestro quien se llamaba ahora Samuel Robinsón... Estaba ocupado en mil tareas que le dejaban poco tiempo para la lectura y la investigación, las cuales eran las actividades que más anhelaba de su maestro, Robinsón se desempeñaba entonces como químico industrial… En ese momento de múltiples ocupaciones se le presenta Simón Bolívar, quien buscaba al amigo de la infancia…

    Luego de la profunda pena, que lo sume en la melancolía y que casi lo lleva al suicidio… viene lo que hoy daríamos por llamar el gran destape… las francachelas… las fiestas… ese aturdirse pensando en nada… despilfarrar dinero a manos llenas… el dinero le sobra… Bolívar tiene tanto que bien hubiera podido vivir tres vidas en tal despilfarro… Pasa a imponer modas en la ciudad de las modas… En Paris ocurre el encuentro con quien será el gran amor de su vida…

    No es su primer amor, Bolívar desde sus mocedades había mostrado un profundo interés por el sexo opuesto, además de sus travesuras en las márgenes del Guaire, o el correteo de sus primas en Caracas… ya en su primer viaje a España retozó con las nobles madrileñas… y antes de llegar en este nuevo viaje a Europa, y pese a la pena que lo embargaba, ya había ocurrido un encuentro en México con la Güera Rodríguez, ésa bella dama quien fuera con los años una heroína de la independencia de aquel país; los chismes de comadres cuentan que Bolívar huye de México espada en mano al ser descubierto por un marido celoso…

    Acá quiero hacerles una acotación al margen… Bolívar héroe de tantas batallas… triunfador de tantos duelos… ambidiestro en el combate… efervescente y belicoso y pendenciero muchas veces… solo se lleva a la tumba como cicatrices las heridas de combates en la cama… casi todas provocadas por los arranques de celos de aquella “divina loca” que fue la insigne mujer heroína de la patria: Manuela Sáenz, “Libertadora del Libertador”, “Caballeresa del sol"”… Su amor más fiel y quien lo acompañó en los días más difíciles al final de su vida.

    Robinsón enterado de la vida desenfrenada del joven mantuano caraqueño llega a Madrid… le invita a un peregrinaje, y como en los viejos tiempos; maestro y alumno, remembrando las correrías a la orilla de Guaire, salen a recorrer la Europa… La campiña francesa y la Alemana y tomando la vía alpina llegan a Italia… En esa larga caminata hablaron… discutieron… las doctrinas del momento… “Libertad… Igualdad… Fraternidad…” así llegan a Roma, el alma de Bolívar se hincha con deseos… Por su mente deben haber pasado los recuerdos de su primer viaje a Madrid con los desprecios de los cortesanos… en su cabeza se agolpan ideas de lo recientemente discutido en los cafés de París y con su maestro, y como preconizando lo que en breve será, al llegar al Monte Sacro, una de las siete colinas donde fuera fundada Roma, lanza aquel inmortal juramento que termina así:

    “... Juro por Dios y juro por mis padres, que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español”


    Bolívar regresa de nuevo a la patria… a su hacienda… a su cómoda vida de mantuano…


    En Europa se precipitan los acontecimientos, Bonaparte invade España, un regente Bonapartista toma en poder… las colonias, sumisamente defienden el imperio… En Venezuela, en aquel 19 de Abril de 1810 los mantuanos salen en defensa del Rey de España… Bolívar no está de acuerdo… permanece en su hacienda de Villa de Cura, sin hacer nada… Ya en la mente de Bolívar está la idea una total independencia… por ello no convalida con su presencia el “Golpe de Estado” contra Emparan quien ese momento representaba a Bonaparte… en los tumultuosos días que siguen, y ante el Congreso en Caracas pronuncia su primer discurso político, que termina así:

    “... se discute en el Congreso lo que debiera estar discutido... y qué dicen… que debemos comenzar por una confederación, como si todos no estuviéramos confederados contra la tiranía extranjera... Que debemos atender los resultados de la política de España... Yo digo: ¡Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres..! Estas dudas son el triste efecto de las antiguas cadenas... Otros dicen: Que los grandes proyectos deben prepararse en calma… A lo que yo pregunto: ¿Es que trescientos años de calma no bastan...? La Sociedad Patriótica respeta como debe ser al Congreso Nacional, pero el Congreso debe oír a la Sociedad Patriótica... que es el centro de luces y de todos los intereses revolucionarios... Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana: vacilar es perdernos”

    5 de Julio de 1811… La independencia… Comienza la Guerra… vienen tres años terribles… los tres años de enfrentarse una realidad que no pudo prever y que difícilmente entendía… Bolívar, como mencioné, es uno de los principales exponentes de su clase… los mantuanos caraqueños manejan el poder… Bolívar es capitán… pero todavía no lo alcanza la gloria; poca voz y menos voto tiene en los acontecimientos que ocurren y que vendrán de seguido… su voz ha sido hasta el momento portadora del sentir de la juventud mantuana de Caracas… juventud enardecida por las doctrinas enciclopedistas en boga en aquel momento.. La hace oir en la Junta Patriótica…. En ella, se integra al grupo de avanzada, algo así como los “Cabeza Calientes” de su época.
    Algo sucede… algo que no estaba previsto… pueblos enteros se alzan contra el nuevo gobierno Republicano… Los Teques, Angostura, Coro, Valencia y Maracaibo o no se pliegan o se revelan… Miranda trata de organizar un ejército dentro de un total desorden… El Mariscal de Campo de las Guerras Napoleónicas no entiende a su propio pueblo… hay desorden y falta de disciplina en las tropas…

    Llega Monteverde… y surge la primera gran verdad… el español con poco más de 130 hombres… desembarca en Coro y avanza sin oposición hasta Valencia… Bolívar pierde Puerto Cabello --- la tropa no le había sido fiel --- El gobierno no cuenta con el apoyo popular… canarios, negros, mulatos e indios se unen a Monteverde… prefieren al español que a los mantuanos caraqueños…

    La patria boba se desmorona… el armisticio… la entrada de Monteverde a Caracas… cae la Primera República…

    Aceptada la capitulación de San Mateo, por el Ejecutivo venezolano, Miranda abandonó su cuartel general y se dirigió a Caracas. Como era normal en Europa, solicitó de Casa león, Ministro de Hacienda el pago de sus servicios, los cuales en definitiva no fueron cobrados, al menos en su totalidad. A través de su edecán, Carlos Soublette, escribió al teniente francés Pierre Antoine Leleux (cuya paternidad se atribuía, falsamente, al Generalísimo, tanto así, que Leleux permaneció al lado de Bolívar y siguió la causa patriota varios años) para que pusiera a buen recaudo sus más preciados tesoros: sus baúles cargados de libros, cartas, mapas, proyectos, en un barco británico que saldría de La Guaira (el Watson).

    Pese al consejo del Capitán del Sapphire en el sentido de que Miranda durmiera en el barco, éste prefirió dormir en el puerto. Mientras dormía, Manuel Maria Casas, Gobernador militar patriota" del puerto y Miguel Peña, Gobernador Civil instigaron a los jóvenes venezolanos a entregar a Miranda, quien no era más que un traidor y que era preciso apresarlo. Así los jóvenes Bolívar, Juan Paz del Castillo, Antepara, Tomás Montilla, Miguel Carabaño y otros irrumpieron en la habitación donde el Generalísimo dormía y le conminaron a que se entregara porque era un traidor. En buen castellano el anciano general replicó "bochinche, bochinche, esta gente no sabe hacer sino bochinche". Los complotados lo entregaron a Casas, ni Bolívar, ni el Mariscal de Francia entienden lo que pasa.

    Ya ha comenzado “La Guerra a Muerte”… ella no comienza con el Decreto de 1813… no, el decreto de Bolívar solo trata de normalizarla… La Guerra a muerte comienza con la llegada de Monteverde con la “licencia para matar” que da a sus tropas… años después diría Morillo:

    “Toda persona capaz de leer y escribir ha sido condenada a muerte. De esta forma cortaremos junto con la vida de estos individuos educados la raíz y el espíritu de la revolución”

    Política del estado español que se mantiene hasta el fin de 1. 814. Así ha sido siempre el pensamiento del coloniaje… llámese español, portugués o ingles: “mantén al pueblo en la ignorancia y te será fiel”…

    Lo triste de aquel momento es que el pueblo llano de Venezuela fue la mano ejecutora… con el degüello de denominados “godos blancos” comienza la “Guerra a Muerte” y ella, vista en perspectiva, representa la primera revolución social venezolana… el pueblo alzado contra la “oligarquía”, representada en aquel momento por el godo blanco de abolengo “El Mantuano”…

    Porque, aunque a muchos historiadores lo nieguen, y a algunos nos cueste creerlo en 1811 y 12 el “pueblo de a pié” venezolano prefería a los españoles que a los mantuanos caraqueños, ya que estos eran una clase opresora, segregacionista, esclavista y explotadora. La verdad fue que el pueblo en armas junto con los 130 españoles de Monteverde luchó y derrocó la opresión mantuana… fue el pueblo alzado junto a los españoles quines buscaban la libertad --- sea la que fuera lo que entendieran por ello --- Triste, verdad… pero ésa es mis amigos la historia de la cual no han querido hablar los historiadores de paltó y levita a servicio de las oligarquías… no, el pueblo no debía darse nunca por enterada de ella cruel verdad…

    Ya repuesto de la perdida del Castillo de Puerto Cabello sale de Curaçao a la Nueva Granada… (Hoy Colombia)… La epopeya colombiana… la Campaña Admirable… el decreto de Guerra a muerte que trata de regular la matanza… la toma de Caracas… el título de “El Libertador” y nace Segunda República… Estos son los sucesos que sucedieron a continuación… pero el destino le tenía preparada otra desagradable sorpresa… se llama José Tomás Boves, un Asturiano, injerto de comerciante, cuatrero y pirata. A su alrededor se aglutina todo ese pueblo descontento con el mantuanato caraqueño… Al degüello de Monteverde se le une la lanza de Boves… la descripción que les leeré ahora habla por si sola:

    “Para Boves no había lugar sagrado. En más de una ocasión metió su caballo hasta el altar de una iglesia y allí mismo, frente a los ídolos, hizo matar gente. A la hora de degollar, le daba lo mismo la tierra pelada que el piso de mármol de los templos.



    Hubo pueblos, como San Joaquín y Santa Ana, donde todos los habitantes murieron degollados por órdenes de Boves. En la capilla del Carmen, en Barcelona, y en presencia de Boves —sin que él demostrara la menor emoción—, uno de los oficiales llaneros despedazó a una señorita que se había refugiado en el altar. La misma noche de ese día, Boves hizo reunir en una fiesta a las mujeres distinguidas de Barcelona y a las que se habían refugiado allí y las hizo bailar con los llaneros, que tenían la ropa cubierta de la sangre de los maridos, hermanos, novios y hasta hijos de esas señoras. A lo largo del baile, los músicos iban siendo decapitados uno a uno, con intervalos para que la música no se acabara temprano; de manera que al amanecer sólo quedaba un violinista, entonando su propio funeral antes de morir. Las señoras fueron obligadas a presenciar ese frío, lento y masivo asesinato. Los músicos decapitados fueron treinta.”


    Llegamos al final del año 1814 al momento conque que comenzamos esta exposición… Bolívar había madurado… ya de su casta “los mantuanos” no quedaba nadie… Caracas estaba en ruinas… el terremoto de 1812, y el Paso de Monteverde y Boves se habían encargado de ello… Venezuela estaba azolada… Pueblos enteros habían desaparecido del mapa… el hambre y la muerte recorrían los caminos… esos años han sido toda una locura… Los acontecimientos de sólo ese año 14 bastarían para escribir un Best Seller de aventuras…



    También en ese año, 1814, en Urica una lanza republicana surgió inesperadamente entre el fragor de la derrota, para cegar la vida de Boves… Urica enterró la Segunda República pero a la vez cobró la vida del sanguinario Asturiano…


    Las tropas de los lanceros quedan dispersas… guerrillas de bandidos azolando aún más, los azolados llanos… surge Páez como su conductor… esa tropa que sólo saben matar “godos” cambia de jefe y como los mantuanos y casi ningún blanco criollo existen… y como la guerra ya se ha normalizado un poco… los llaneros comienzan ahora a lancear godos españoles en lugar de hacerlo con los criollos… 1815… 16… 17… y comienzos del 17 no se quedan atrás… son años de exilio de intentos y de invasiones fallidas, la huida presurosa por Ocumare de la costa… de la invasión final a tierra firma, durante ellos Bolívar fue hasta “pirata”… Si, fue en el abordaje del Bergantín “Intrépido” en donde salta, cual corsario, a cubierta, espada en una mano y puñal en la otra… pero además es la época donde se enfrenta con otra realidad, llega a Haití… encuentra esa isla también desolada por la guerra social que allí ocurrió… allí, negros, indios, blancos locales y blancos franceses se habían enfrascado un cruel “todos contra todos” La Guerra Social había sumido al pueblo en la miseria… allí conoce a Pétion quien lucha por rescatar a Haití de las cenizas… se hacen amigos… intercambian ideas… Pétion le ayuda…pero antes le solicita el compromiso de la liberación de los esclavos.



    Bolívar comprende lo que había sucedido en Venezuela… había observado los esfuerzos por hacer una sociedad comunal de Petión… se da cuenta que sin el pueblo no habrá revolución… Bolívar despierta… La carta de Jamaica… la libertad de los esclavos… Comienzan a tener sentido para él la lucha de clases y el pueblo… ha nacido el Bolívar social… el Bolívar que retrocediendo a su niñez entiende al pueblo, sus necesidades…



    En ese momento nace la doctrina Bolivariana…



    1818... 19… 20… 21… la reconquista de Venezuela… Bolívar entra en campaña… Páez el Centauro de los llanos lo apoya… aquellas 4000 a 7000 lanzas defienden ahora a los Republicanos… la Guerra en Los Llanos… el Congreso de Angostura… las Queseras del Medio... el paso de los Andes… Pantano de Vargas… La batalla de Boyacá… el Armisticio de Santa Ana… sucesos más que suficientes para otra obra de epopeyas…



    Carabobo, aquella pingüe victoria convertida en derrota que fue el comienzo de los fracasos del año 14, y de nuestra charla, fue un presagio… En ése es el sitio se librará en 1821 el último gran combate, la Segunda Batalla de Carabobo, la que sella la independencia de Venezuela.


    Las grandes batallas continúan… el enemigo se repliega… los triunfos Boyacá, Junín, Bomboná y Ayacucho abaten al poder español en América, el ultimo bastión es tomado por el General en Jefe Bartolomé Salom Borges…

    Y con la caída de El Callao, el 23 de enero de 1.825 sale de la América continental el ultimo realista… El pendón de Pizarro símbolo del dominio español queda en manos de Bolívar… Bolívar envía a Sucre este trofeo con una carta que reza así:

    "Por fin escribo a Ud. del Cuzco el año 24, y le escribo después de que ya no hay enemigos en el Perú. Se ha verificado la oferta que Ud. hizo de acabar la guerra en este año, y es una de mis satisfacciones más grandes. Le hago a usted el presente de la bandera que trajo Pizarro al Cuzco trescientos años pasados: son una porción de tiras desechas; pero tiene el mérito de ser la conquistadora de Perú"

    Y en El Perú comienzan los decretos sociales de Bolívar:

    Entre otros:

    “Decreto de los derechos del Indio” 4/07/25
    “Decreto sobre distribución de tierra a los Indígenas” 4/07/25
    “Decreto sobre el sistema educativo de la nueva nación boliviana” 11/12/25
    “Decretos de socorro y Educación a los niños huérfanos” 11/12/25
    “Decreto sobre distribución de tierras…” 14/12/25
    “Decreto sobre censo agrícola de Bolivia” 17/12/25

    Esa serie de leyes y decretos que promulgó representan el avance social más avanzado desde la escritura de la Biblia cristiana.


    Tiene entonces su tercer encuentro con ese gran genio de Robinsón; y lo llama a encargarse de la educación…

    Decía Robinsón, algunos años después:

    "Expidió un decreto para que se recogiesen los niños pobres de ambos sexos... no en Casas de misericordia a hilar por cuenta del estado; no en Conventos a rogar a Dios por sus bienhechores; no en Cárceles a purgar las miserias o los vicios de sus padres; no en Hospicios, a pasar sus primeros años aprendiendo a servir, para merecer la preferencia de ser vendidos, a los que buscan criados o esposas inocentes. Los niños se habrían de recoger en casas cómodas y aseadas, con piezas destinadas a talleres, y éstos surtidos de instrumentos y dirigidos por buenos maestros. Los varones debían aprender tres oficios principales, Albañilería, Carpintería y Herrería, porque con tierras, maderas y metales se hacen las cosas más necesarias y porque las operaciones de las artes mecánicas secundarias, dependen del conocimiento de las primeras. Las hembras aprendían los oficios de su sexo, considerando sus fuerzas; se quitaban por consiguiente, a los hombres, muchos ejercicios que usurpan a las mujeres. Todos debían estar decentemente alojados, vestidos, alimentados, curados y recibir instrucción moral, social y religiosa. Tenían, fuera de los maestros de cada oficio, agentes que cuidaban de sus personas y velaban sobre su conducta, y un Director que trazaba el plan de operaciones y lo hacía ejecutar. Se daba ocupación a los padres de los niños recogidos, si tenían fuerzas para trabajar; y si eran inválidos se les socorría por cuenta de sus hijos: con esto se ahorraba la creación de una casa para pobres ociosos, y se les daba a los niños una lección práctica sobre uno de sus principales deberes. Tanto alumnos, como sus padres gozaban de libertad ---ni los niños eran frailes ni los viejos presidiarios--- el día lo pasaban ocupados y por la noche se retiraban a sus casas, excepto los que querían quedarse. La intención no era (como se pensó) llenar el país de artesanos rivales o miserables, sino instruir, y acostumbrar al trabajo, para hacer hombres útiles, asignarles tierras y auxiliarlos en su establecimiento... era colonizar el país con sus propios habitantes. Se daba instrucción y oficio a las mujeres para que no se prostituyesen por necesidad, ni hiciesen del matrimonio una especulación para asegurar su subsistencia".

    Todo esto volvió locos a la oligarquía de la época… grandes sectores de ella sobre toda las pseudo noblezas de Ecuador y Perú quienes desde un principio no querían ser emancipadas, o liberadas por Bolívar por considerar que San Martín era su liberador… y esto debido a que este prócer tenía una idea diferente a Bolívar de cómo debían ser manejadas estas republicas después de la liberación…

    San Martín pensaba importar de Europa un príncipe segundón de alguna de las casas reales, e instaurar en América una monarquía al tipo Ingles… la oligarquías de La Paz y de Lima veían es esa solución la única alternativa de no perder los privilegios que le venían de los virreinatos españoles y que los colocaban como una especie de “nobleza criolla”.

    La oposición, los cuentos, la “Campaña mediática”, con los medios de la época comienzan por derrotar a Robinsón quien amargado se retira a esperar la muerte…

    Bolívar dejó de ser “El Libertador”… se convirtió en “El Tirano” a él también, la campaña mediática lo transforma en un proscrito… las oligarquías se encargan de enterrar los sueños sociales de Bolívar… de desaparecerlos de la historia… sus quimeras mueren con la Gran Colombia…

    Los políticos Venezolanos, Colombianos, Peruanos y Ecuatorianos se confabulan… asesinan en Berruecos a Sucre… El Delfín de Bolívar y quien era aquel que hubiese podido sucederle… Sucre tenía un pensamiento social más profundo que el del Libertador y hubiese sido el motor de la Unión Americana.

    Muere Bolívar, muere Sucre, muere el sueño…

    Salen sus fieles generales a tratar de imponerlo de nuevo… son derrotados… segregados o comprados…

    Pasa el tiempo… Zamora toma la pisoteada bandera bolivariana… la bala asesina, cargada al arma por una mano oligárquica, se encarga de acabar definitivamente con el sueño de un pueblo…

    Bolívar pasa a ser una estatua para llevarle flores en los días patrios y sólo para asegurarse que siga bien muerto, como canta Alí Primera…

    Hoy no hay godos españoles… no hay realistas en el suelo de la patria… las lanzas de esos llaneros que hicieron que no sólo Venezuela sino Colombia con lo que hoy es Panamá, Perú de donde nace Bolivia y el Ecuador fueran libres, estas lanzas no están enarboladas al viento… están enterradas por orden de las clases poderosas… hoy solo quedan los oligarcas criollos…

    Hoy el enemigo es otro… o bien habla como nosotros o tiene acento extranjero… es el imperio que desde el norte nos acecha, es la oligarquía criolla vendida al imperio… cargando con su disfraz de neoliberalismo… Ellos no tienen otra opción… han forjado su imperio a base de la miseria de pueblos enteros… ellos, que basan su comodidad en nuestro sufrimiento ayudados con la adulación de sus cancerberos criollos, no quieren perder aquello que ganaron a costa de nuestro sacrificio… Requieren de nuestro petróleo para mantener un confort que le niegan a los otras naciones… quieren presidentes complacientes para seguir expoliando estos pueblos mestizos a quienes desprecian… “Sudacas, grasosos o espaldas mojadas” nos llaman…

    A los gringos y sus lacayos no le interesan los Chávez… Les ofende la Revolución Bolivariana les pone nerviosos la lucidez del pueblo… En el norte está el imperio; sus lacayos, la oligarquía, conviven acá con nosotros… ésos son los enemigos… y ustedes, mis amigos… ustedes… quienes hoy toman de esas manos llaneras las lanzas como enseña… ustedes, son los herederos de aquellos soldados… de los soldados de Bolívar y de Páez… son los destinados a defender la patria de la agresión foránea que llega hoy cargada de neoliberalismo y traición…

    La espada de Bolívar cabalga de nuevo por América y quiere manos de pueblo que la lleven en alto… el socialismo de Bolívar vive… ese socialismo que aún no se definía con palabras en aquella época, está presente ahora en Venezuela se pasea por los barrios, por sabana, la selva y la montaña… Ese socialismo es Mercal, es Barrio Adentro, son las misiones… es un pueblo que se forma en el conocimiento…

    La oligarquía hoy como ayer… no quiere aceptarlo… hoy, como antes se revuelcan en su miseria y en su egoísmo, su arma es la mentira… tienen medios de comunicación para difundirla… El ejemplo venezolano no puede correr por la América… representa “Inestabilidad” en la región… si, pero ¿Para quién?...

    Pues sí Morón di tú tus medias verdades, di tú tus mentiras, pero lo que no puedes negar que nuestra Guerra de Independencia fue Social y que el Bolivarianismo es Socialismo en la más pura de sus expresiones… No, Morón… No, Caballero… No Quintero… la Revolución Bolivariana no requiere del Marxismo Leninismo, ya que el bolivarianismo en sí es SOCIALISMO.

    Nos vemos en las teclas…

    Por: JotaDobleVe
    JWekker@GMail.com

    PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE….



Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories