Código Sur 7: Venezuela y el Mercosur  

1 Comentarios

Escucha la 7ª edición de Código Sur, donde el profesor Marcos Perez da su opinión sobre la tensión entre senadores brasileros y paraguayos en el Mercado Común del Sur (Mercosur) y el por qué de sus posturas políticas contra la adhesión de Venezuela a este organismo como miembro pleno.
Escucha aquí Código Sur 7: Mercosur y Venezuela (Para descargar haz click con el botón derecho y selecciona ‘Guardar destino como…) (30 min)
Si no deseas descargarlo puedes escucharlo directamente aquí.

Pulsa en la Lupa para seguir leyendo:

Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories



1 Comentarios: to “ Código Sur 7: Venezuela y el Mercosur


  • 8:14 p. m.  

    LA PRENSA SERVIL CONTRA EL MERCOSUR
    Publicado por Luis Agüero Wagner en:
    http://www.kaosenlared.net/noticia.php?id_noticia=37840

    Como es una tradición, referentes del periodismo servil que impera en los medios de comunicación paraguayos, intensificaron sus parcialistas criticas al MERCOSUR en los días cercanos a la Cumbre llevada a cabo en Asunción en los ultimas días del mes de Junio del presente año, en su abyecta búsqueda de complacer al segmento de falsos y fracasados empresarios para los cuales escriben.

    Una de las consignas que se ha vuelto más reiterativa en estos círculos dominados por los resentidos y personeros de la embajada norteamericana, es que el Tratado de Itaipú lesiona nuestra mediatizada soberanía nacional. Muy pocas veces, en contrapartida, se ha mencionado que la participación de los liberales estronistas legitimando a la dictadura (como los hermanos Levy Rufinelli, grandes amigos de ABC color) y construyendo para la misma una fachada democrática fueron un factor fundamental en los acuerdos cuestionados.

    Del mismo modo han mantenido siempre en secreto que las ordenes de polemizar sobre Itaipú las impartió décadas atrás el mismo Stroessner, dado que Brasil pensaba construir sin ayuda paraguaya la represa binacional de acuerdo a lo que se deduce fácilmente de la toma militar de los Saltos del Guairá, consumada a mediados de la década de 1960. Ante esta agresión, era necesario que se levanten voces supuestamente desvinculadas al régimen para no enfrentar a éste con sus aliados políticos e ideológicos de Brasilia, contrariedad subsanada por Stroessner recurriendo a sus lacayos de la oposición rentada y de la supuesta prensa independiente.

    Cuestionar el Tratado de Itaipú no sólo es una de las órdenes de Stroessner que más tiempo llevan cumpliendo, también es una prueba irrebatible de lo mucho que coinciden hasta hoy con el cadete de Boquerón en su lectura geopolítica.

    Convertida la controversia sobre las represas hidroeléctricas, escenificación teatral que cuenta con muchos actores de reparto y marionetas ansiosas de aparecer en las fotos, en una eficaz herramienta para crear disturbios en el MERCOSUR, los tendenciosos personeros del amarillismo creen haber encontrado una nueva oportunidad para volver a encarrilar a nuestro país por la senda de la "democracia sin comunismo".

    Aunque pareciera que hace siglos se derrumbó en socialismo real, los agentes del maccartismo y bushismo pro-ALCA especulan con las supuestas pretensiones imperiales de erigir en la región una fortaleza de contención a las pretensiones expansionistas de Nicaragua, Bolivia, etc.

    Olvidan, tal vez porque les resulta muy fácil, que la firme adscripción de Stroessner a los intereses de Washington en su enfrentamiento con la Unión Soviética fue incapaz de suscitar suficiente atención y asistencia en los centros de poder como para sacar al Paraguay del pozo del subdesarrollo y la aguda dependencia.

    Beneficiarios como han sido siempre del flujo de fondos que lejanos centros imperiales liberan para promover campañas de desinformación y propaganda acordes a sus intereses coyunturales, con toda seguridad ellos se contarán como otras veces entre los que embolsarán la mayor parte de los billetes que lleguen del norte en retribución a los servicios prestados.

    El resto de los paraguayos sin duda seguiremos sufriendo a una clase empresarial fantasma, incapaz de sembrar una hectárea de algodón o realizar la más mínima inversión sin subsidio estatal o créditos avalados por el gobierno. Simultáneamente, seguiremos subsidiando a una prensa venal a la que le resultan rentables los gobiernos corruptos, pues de lo contrario no serían necesarios tantos sobornos disfrazados de publicidad oficial. Los procesos deliberativos del parlamento serán ahogados paulatinamente por el uniformante pensamiento único traducido en leyes enlatadas y mal traducidas del inglés, la ya escasa autonomía de pensamiento de nuestra dirigencia política paulatinamente se desvanecerá por completo, y sin duda, de alguna manera el control policiaco de los grupos poderosos sobre nuestras vidas reverdecerá.

    Y aunque parezca increíble, esa es la alternativa al MERCOSUR que nos pretenden vender.