Batallones Socialistas, Democracia Protagonica y Partido  

0 Comentarios

Desde ayer comenzaron en Caracas las Asambleas de Batallones Socialistas del PSUV. Es la primera instancia real con participación de las bases en la construcción del partido socialista. Nuestra participación en ese ámbito es una prioridad. En el caso de los compañeros de Caracas tenemos que garantizar que todos se sumen a su primera Asamblea, sabiendo que a cada uno le corresponde participar en el lugar donde vive (y donde puso su dirección cuando se inscribió).

Nosotros, aspirantes a militantes del partido socialista ya tenemos el texto sobre su funcionamiento, los puntos a debatir, los principios y los pasos a dar. Lo transcribimos para que todos los camaradas lo lean, lo enriquezcan y nos preparemos para intervenir en nuestras asambleas:

Pulsa en la Lupa para seguir leyendo:


    1) Metodología de trabajo
    2) Perfil del militante


    • Socialista y bolivariano
    • No militar en ningún otro tipo de organización político – partidista
    • Conducta Democrática, Honesta, Solidaria, Comprometida, Disciplinada, Unitaria. Desprendida, Justa
    • De entrega al colectivo
    • Amor patrio

    3) Declaración de principios

    • Momento crítico dela humanidad
    • Revolución y unión Latinoamericana
    • Socialismo
    • La idea de partido a lo largo de la Historia de Venezuela
    • Las tres raíces
    • Cosmovisión Amerindia
    • Cosmovisión Afrocaribeña
    • Sustentabilidad Ambiental
    • Economía de mercado y economía socialista
    • Discursos del Presidente Hugo Chávez.

    4) Insumos para la construcción de las bases programáticas

    • Discursos del presidente Hugo Chávez
    • Proyecto Nacional Simón Bolívar
    • Democracia plena
    • Soberanía y anti imperialismo

    5) Estatutos

    Estructura
    • Organismo
    • Funcionamiento
    • Código de ética
    • Disciplina

    6) Tareas

    • Construcción del socialismo
    • Defensa de la revolución
    • Defensa de al soberanía nacional

    Metodología para las Asambleas de los Batallones

    Momento 1
    Instalación de las mesas
    Explicación de metodología de trabajo por parte del Responsable Metodológico
    30 minutos máximo

    Momento 2
    Mesas de trabajo
    Discusión. 90 minutos máximo
    Pasos:
    • Presentación social
    • Elección del moderador
    • Elección de relatores (1 a 3)
    • Lectura de normas de discusión
    • Definición de agenda
    • Discusión
    • Síntesis por tema de discusión o bloque temático
    • Selección de relator designado para lectura en plenaria

    Momento 3
    Plenaria (60 minutos)

    Observaciones generales
    • Cada batallón estará compuesto por 300 aspirantes
    • La cantidad mínima de asistencia para instalar la asamblea es de 100 aspirantes
    • Para la toma de decisiones importantes la asamblea debe aprobarla con la votación de la mitad mas uno (50% + 1).
    • Las mesas de trabajo deben estar conformadas por un máximo de 30 aspirantes.
    • Cada mesa debe elegir un(a) moderador (a) y un (a) relator (a).
    • El responsable metodológico debe ser un Propulsor designado por la Comisión Técnica.
    • Debe haber hecho el taller.
    • Iniciarán un proceso de búsqueda en la zona asignada del local donde se realizará la Asamblea de Batallón.
    • Afinarán junto a la Comisión Técnica y la Comisión Promotora la convocatoria persona por persona para que ningún aspirante se quede sin acudir.
    • Para la convocatoria se le dotará de lista con los miembros del Batallón Socialista y otros recursos que sean necesarios.
    • Es responsable del lugar, hora y logística de las Asambleas.
    • Es una misión temporal, no le otorga ninguna prerrogativa, sus funciones como propulsor cesan la primera asamblea.
    • Deber reportar al Coordinador de la Parroquia directamente o a través de los enlaces definidos por el Coordinador de la Parroquia.

    Normas de discusión socialistas

    • No interrumpir mientras habla una o un camarada.
    • Prestar atención al que interviene.
    • Apagar los celulares.
    • Quien interviene está obligado a escuchar al resto de los camaradas.
    • Respetar el tiempo de intervención.
    • Asistir puntualmente a las asambleas.
    • Para ser electo vocero debe haber asistido como mínimo al 75% de las asambleas.

    Derecho de palabra en las mesas

    • Se abre lista de solicitantes.
    • Intervenciones de entre 3 y 5 minutos.
    • Se cierra la lista y hasta tanto no se termine con esos derechos de palabra no se abre otra lista.
    • La nueva alista se abre si la asamblea democráticamente lo aprueba.
    • La asamblea debe decidir si le permite a los que intervinieron en la primera lista volver a tener otro derecho de palabra.
    • Los que no han intervenido en la primera lista tienen prioridad.

    Relatoría

    • Los registros se hacen con todos los detalles posibles.
    • Si existen los recursos deberán grabarse.
    • Combinar con un registro abierto (rotafolios).
    • Al finalizar las intervenciones los relatores tienen 10 minutos para hacer la síntesis.
    • La asamblea debe permanecer reunida durante esos 10 minutos.
    • La síntesis recoge los acuerdos mínimos.
    • La síntesis se presenta a la asamblea.
    • Se hacen correcciones, aclaratorias y otros detalles.
    • Debe ser aprobada por consenso.
    • Se revisa la hoja de asistencia.

    Sitios probables de reunión

    • Se debe seleccionar un sitio de reunión por batallón: que tenga buena accesabilidad, lugares conocidos, espacios amplios (Canchas, callejones, calles, parques, plazas, escuelas, liceos)
    • El propulsor responsable metodológico debe tener la lista del batallón con los aspirantes al partido.
    • Al finalizar cada asamblea el Propulsor Responsable Metodológico debe remitir lista del Batallón con la indicación de los aspirantes asistentes al Coordinador Parroquial y este a su vez a la Sala Situacional Nacional.

    Cronograma de Instalación de las Asambleas de Batallones

    Caracas:
    21 de julio - 28 de julio y 4 de agosto: este último día se eligen los voceros.

    Miranda, Vargas, Aragua, Carabobo, Amazonas, Delta Amacuro, Barinas, Apure y Cojedes:
    28 de julio - 4 de agosto y 11 de agosto: este último día se eligen los voceros.

    Táchira, Trujillo, Mérida, Anzoátegui, Monagas, Nueva esparta, Falcón, Sucre, Lara, Zulia y Yaracuy:
    4 de agosto - 11 de agosto y 18 de agosto: este último día se eligen los voceros.

    Sobre la base de ese texto se está instruyendo a los propulsores y responsables de cada Batallón. Esto no quiere decir que vayamos a encontrarnos con algo perfecto. En realidad hay mucho desorden, faltan propulsores y lugares. Es importante que todo aquel que haya sido designado como propulsor se conecte rápido en su parroquia para asumir la organización de su Asamblea.

    Sobre el texto hay muchos aspectos democráticos (todo lo que dice que la asamblea debe resolver) que tenemos que garantizar que se cumpla. Luego hay cosas que y vienen decididas (Coordinador de la Parroquia, Sala Nacional, etc que nadie sabe quien los designó) pero que muestran que hay un intento por controlar lo mas que puedan.

    En los aspectos políticos, en el perfil del militante no hay ninguna característica de clase, lo cual va a generar un debate. Nos oponemos a la presencia de latifundistas y capitalistas. En el punto economía de mercado y economía socialista también es interesante escuchar las propuestas y colocar las que venimos debatiendo y expresando en el periódico, lo mismo en el punto socialismo.

    Para ayudar a la intervención de todos los camaradas, al final de este material anexamos un material que hicieron Stalin, Chechi y Gonzalo y que posiblemente salga, parte o todo, en un folleto unitario que se va a editar junto a otros sectores de izquierda con quienes venimos coordinando todo lo referente al PSUV.

    Finalmente les informamos que el Congreso del PSUV cambió de fecha y ahora será del 9 de septiembre al 9 de diciembre de 2007.

    1) 26 de julio: Acto unitario por la unidad de la UNT

    El día martes 17 se realizó la Rueda de Prensa en Caracas para informar a todo los trabajadores y a la opinión pública de la realización del acto del 26 de julio en Parque Central (está por definir la sala). La orientación es: ¡Por la unidad, el fortalecimiento y por las elecciones de la UNT!. Las intervenciones centrales serían uno/cada representación de los cuatros sectores que han empezado a reunirse (CTR/Marcela, Educadores Bolivarianos/Orlando Pérez, Trabajadores Por la Patria/PPT y CCURA).

    2) Periódico “MAREA Clasista y Socialista

    El viernes salió el 2do. Número de MAREA Clasista y Socialista, rápidamente vamos a enviarlo a Caracas y desde ayer sábado por la mañana estamos haciendo desde Valencia los envíos a todo el país para que a partir del lunes 23 de julio lo retiren. Les recordamos a todos que necesitamos con urgencia que nos envíen el dinero que tengan de periódicos del primer número, deben hacerlo a:

    Cuenta Corriente nº 0133 0501 31 1600004331 del Banco Federal
    El periódico tendrá un espacio digital en el cuál podrán dejar sus comentarios, propuestas y decargarlo y difundirlo a más compañeros vía correo.

    3) Plenario de sindicatos por la nacionalización de la distribución de GAS

    Hoy desde las 9 AM en Caracas, Sindicato Eléctrico, se realizó un Plenario Nacional de los sectores del trasporte y otros sindicatos, sectores comunales que se reunieron a principio de mes en Valencia y votaron la campaña por la “nacionalización de la distribución de GAS”.

    La relatoria del evento se enviará a los correos. Se aprovechó para presentar el 2do. Número de nuestro periódico.

    Ideas sobre medidas socialistas, democracia protagónica y partido
    Stalin Pérez Borges, Sergio García y Gonzalo Gómez (MAREA Clasista y Socialista)

    Entrados ya en el siglo XXI es evidente que -tras más de un siglo de luchas y experiencias de quienes levantamos las banderas del socialismo-, no hemos llegado aún a derrotar al capitalismo. Este sistema decadente todavía domina el mundo y lleva a millones de personas a la muerte, el hambre, la desocupación, la destrucción de la naturaleza y otros males que sufrimos millones y millones de seres humanos.
    Sin embargo, los pueblos nunca desisten en su batallar. Y, estamos entusiasmados muy especialmente ahora con la revolución bolivariana y latinoamericana que está en curso, de que hay excelentes circunstancias para avanzar con éxito en la posibilidad de derrotar a la barbarie capitalista. El dilema sigue siendo el que dijo Rosa Luxemburgo: Socialismo o barbarie capitalista.

    De las experiencias socialistas del siglo XX hay muchas cosas positivas para rescatar, más también muchos errores, déficit y traiciones, que necesitamos superar. Ningún movimiento revolucionario puede ignorar las bases que otras generaciones han levantado. Pero tampoco puede quedarse en ellas. Es necesario superarlas, apoyándose en lo positivo y marcando a fondo todo lo que consideramos ajeno a la lucha por el socialismo, aunque se haya realizado en su nombre.

    Seguimos creyendo que el socialismo que necesitamos construir en este nuevo milenio, debe basarse en la fuerza de las mayorías trabajadoras y sus organizaciones democráticas, los campesinos y los sectores populares. Ningún otro sector social dominante, ni capas burocráticas, ni políticos profesionales puede sustituir al pueblo que construye el país todos los días, y quienes a la vez son los que sufren los males cotidianos del capitalismo.

    Las organizaciones del pueblo y el poder protagónico

    La lucha por avanzar al socialismo, debemos impulsarla, apoyarla, respetando el despliegue de la iniciativa del pueblo con su poder creador. Hay que aupar la mayor organización democrática posible de sus organizaciones de base, impulsar la más amplia difusión de las propuestas, ideas y proyectos que emergen desde abajo, y defender el respeto por la autonomía de todas estas organizaciones. Donde el Estado Socialista que queremos construir esté al servicio de ellas, como expresiones del poder del pueblo, y apoyado en ellas, para que vayan suplantando a las viejas instituciones burguesas que todavía hoy dominan al Estado de nuestro país. Estamos hablando de las organizaciones sociales, de distinto tipo, obreras, campesinas, populares, indígenas, medios comunitarios y alternativos, comités locales por vivienda, tierra, agua, luz, salud, educación, cultura, deporte y de solidaridad que se desarrollan en los barrios y se agrupan en los Consejos Comunales, los organismos de los trabajadores que ocupan y controlan fábricas cerradas por los patronos, etc.

    El Presidente Chávez dijo en un Aló Presidente, hace un par de meses que "hay que construir un Estado, pero no burgués, sino obrero, campesino, social". Para eso debemos elevar el poder de las organizaciones obreras, populares y comunales, por encima de las instituciones existentes. Que sean ellas quienes pasen a tener el poder de decisión ante cada hecho fundamental de la vida política, económica y social.

    No es nuevo el peligro que se cierne sobre el proceso revolucionario y el proyecto socialista, ni tampoco es nuevo que le demos importancia a todo lo referente al burocratismo en el Estado, los partidos, los sindicatos y otros ámbitos. De la experiencia de otras revoluciones, surge con claridad que el burocratismo, el autoritarismo, el control militar desde el Estado, las persecuciones y la "satanización" de las opiniones diferentes y otros males, han sido algunas de las causas fundamentales del fracaso de revoluciones como la Rusa y las del Este Europeo. Y parte de esto se vive aún hoy -por tomar un ejemplo actual- también en China.

    En nuestra novel revolución también sufrimos a diario fuertes elementos de burocratismo, de corrupción, de intentos de controlar la sana iniciativa del pueblo. De su seno brotan frecuentes denuncias. El propio presidente Chávez lo ha advertido. Lo sienten así quienes participan en las comunidades en los Consejos Comunales, lo sentimos así nosotros en la vida sindical cuando funcionarios del estado irrespetan derechos constitucionales y laborales, o los campesinos cuando no se respetan sus derechos sobre la tierra. La combinación del impulso a la autodeterminación de las organizaciones de base, y la lucha frontal contra todo indicio de burocratismo, corrupción y parcelas de poder, es necesaria e imprescindible para la victoria de un nuevo modelo socialista en Venezuela.

    Hay un cambio político que ayudaría a enfrentar estos problemas y a la vez a fortalecer el proceso revolucionario: ante cada hecho de importancia las organizaciones sociales correspondientes deben sean escuchadas y consultadas y se le otorgue además poder protagónico y de decisión. No pueden seguir los funcionarios de distintos ministerios tomando medidas sobre el trabajo, o el campo, la vivienda o las comunicaciones por su cuenta. Un proyecto revolucionario debería poner en estas organizaciones cada tema político-económico-social para que de allí surjan las verdaderas soluciones y propuestas. Para que el pueblo mande, lo relativo al trabajo debe ser debatido y decidido junto a la UNT, los problemas de la tierra junto a las organizaciones de lucha campesina, una estrategia sobre los medios debe construirse con los movimientos de comunicación alternativos y los trabajadores y profesionales de los medios del proceso, los problemas de vivienda con los Comités de Vivienda y Tierra y los Consejos Comunales.
    No podemos obviar que la inmensa mayoría del pueblo rechaza a gran parte de los funcionarios que hacen parte de la estructura de gobierno. Se trata entonces de dar pasos que vayan poniendo el poder real en el conjunto de los explotados y en sus organizaciones de base. Avanzar en esta dirección sería oportuno y sobre todo necesario.

    Economía y Propiedad ¿En manos de quien?

    La definición a la que se avance sobre las relaciones de propiedad y medios de producción es otro hito crucial para avanzar o no al socialismo. El Presidente ha manifestado su opción por el predominio de formas de producción con propiedad social o colectiva, y hay avances como las recientes nacionalizaciones. Pero, todavía no hemos roto con la gran propiedad capitalista en Venezuela y hay quienes debaten sobre la coexistencia de la propiedad Estatal, social y privada (sin detallar los límites de su magnitud) en la transición al Socialismo del Siglo XXI. Vivimos un proceso complejo, no exento de problemas, como todo lo referente a las trabas que surgen en la aplicación de la cogestión, en el control de los trabajadores en la producción o las contradicciones del cooperativismo.

    Deberíamos avanzar progresivamente hacia la eliminación del poder de los grandes grupos económicos y financieros, de las grandes industrias privadas, a un cambio radical del sistema financiero actual, a la eliminación del latifundio en el campo y también del poder de los medios privados de comunicación, sustituyéndolo por formas de propiedad en las que intervenga el Estado, con control de los trabajadores y control comunitario o donde la propiedad esté directamente en manos de la colectividad. Entramos en el debate sobre la Reforma Constitucional y este tema será central. ¿Por qué no darle carácter constitucional a la supremacía de propiedad estatal, social, obrera por sobre la gran propiedad privada?

    Vemos importante tomar elementos de la experiencia del siglo XX. Si Cuba logró vencer el hambre, y elevarse a mejores sistemas de salud y educación, no se puede negar que necesitó poner el conjunto de sus riquezas bajo una planificación socialista. Bajo las mismas medidas, en los comienzos de la revolución China, se derrotó el hambre milenario del gigante asiático. Iguales medidas tomó la Revolución Rusa para conseguir la paz, vencer el hambre y salir del atraso zarista del que provenía y de las desastrosas consecuencias de la primera guerra mundial. Está es sin duda la parte victoriosa y exitosa de estas experiencias, que no puede ser negada por la aparición de deformación a posterior.

    Como contrapartida, todas las experiencias que se quedaron a mitad de camino, terminaron por reestablecer un dominio burgués y profundizar los niveles de miseria. La Revolución Sandinista fue –lamentablemente- un ejemplo cercano. No existió decisión o comprensión de la necesidad de avanzar. Desde el gobierno de entonces se hizo lo posible por evitarlo. Y la experiencia indica que donde no avanzan los trabajadores y los pueblos, se recomponen las fuerzas del capitalismo. Eso condenó a Nicaragua a ser uno los países más pobres del continente, independientemente de la apertura de una nueva etapa política con el retorno de Ortega y del Sandinismo. No obstante sigue en sus vicios. No por casualidad acaba de aceptar planteos del FMI como plan económico para Nicaragua.

    El peronismo en Argentina, que partió hace más de 50 años de fuertes medidas nacionalistas, tampoco pudo trascender al sistema. Quedó atado a la estructura capitalista. No rompió con ésta, y se transformó en un gran aparato burocrático a nivel de los sindicatos y el partido. El capitalismo argentino hoy, sigue haciendo padecer a las mayorías todos sus males. El sistema impuesto por el Partido Comunista Chino, que acaba de votar igualar los derechos de la propiedad privada con la propiedad social y estatal, no es un avance, sino un retroceso a una concepción de derecho capitalista. Esto, lamentablemente, lo pagan a diario los millones de chinos que viven en zonas especiales, bajo un régimen de trabajo semi-esclavitud.

    Profundizar la revolución no puede ser slogan. Esto se hace con medidas concretas que combinen la solución a demandas populares con un debilitamiento del poder capitalista vigente. Si el norte es el socialismo, profundizar la revolución es avanzar a un cambio radical del sistema bancario, a la re estatización de la rama siderúrgica poniendo a SIDOR en manos de los trabajadores, es nacionalizar la distribución del GAS como lo están solicitando los sindicatos y sectores afectados. Es pasar de la regulación de precios a las clínicas privadas a un sistema público y gratuito de alta calidad. Y, es poner ha empresas como Sanitarios Maracay o Parmalat bajo control de sus trabajadores. Es no demorar el debate sobre la jornada de las 6 horas de trabajo, que no solo permitiría elevar la cantidad de trabajadores en actividad, sino también dar lugar a que los más postergados y así se puede comenzar a acceder a nuevos saberes. El 2010 aparece lejano, cuando bien podría comenzar a darse pasos hoy, haciendo ley también esta conquista.

    Ideas sobre el PSUV
    ¿Quienes van a componer el nuevo partido? No nos referimos a qué individuos, sino qué clases y sectores sociales serán los predominantes. Fruto de la experiencia de décadas de lucha, no tenemos duda en considerar que el nuevo partido socialista, debería estar conformado fundamentalmente por los trabajadores, por los sectores populares y los campesinos. Es decir, los excluidos de siempre, los no explotadores. Así como debería de contar con la presencia militante de los intelectuales y profesionales comprometidos con el proceso, y la juventud, tan vigorosa y necesaria para un proyecto revolucionario, así como de sectores militares comprometidos a respetar y ponerse al servicio de las decisiones de la mayoría del pueblo.
    No creemos ni útil ni acertado que haya sectores de capitalistas o latifundistas que lo integren. Si algo está comprobado por la historia, es que fuerzas antagónicas al pueblo no conducen al socialismo, sino que terminan debilitando y desmoralizando a los sectores sociales más desposeídos. Lo mismo sucede ante la burocracia. Creemos importante que -como una muestra convincente de querer construir algo distinto- apuntemos a alejar desde el principio a los dirigentes y militantes incursos en casos de corrupción o a quienes por los hechos hayan demostrado que exhiben las conductas típicas de burocratismo.

    Sobre el funcionamiento interno proponemos una organización donde exista la más absoluta democracia interna para expresar las ideas de cada uno, para el debate, para la construcción de acuerdos y para poder manifestar también las discrepancias. El socialismo, y la organización política que pretende ayudar a su concreción, no son sinónimos de pensamiento único sino de contraste de opiniones, de elaboración colectiva, de síntesis democrática forjada en la diversidad revolucionaria. Donde hay pensamiento monolítico es porque no hay un régimen interno que permita expresarse libremente. Lo mejor para las revoluciones son las organizaciones donde el pueblo se siente protagonista, donde puede opinar y decidir. O al decir de Lenin "luz, luz, y mas luz” para todos. La mayor información, la mayor libertad para opinar sobre todos los aspectos de la organización que uno elije construir.

    En un partido democrático y revolucionario debe existir el derecho a defender opiniones, a organizarse entre quienes tienen posturas comunes para apoyarlas en el debate, a poder expresar interna y públicamente lo que se opina. Nadie puede estar obligado a juntarse con otros dentro del partido, en torno a determinadas ideas o concepciones; pero tampoco nadie puede estar obligado a no hacerlo si lo cree mas conveniente, como una forma lícita de realizar su aporte para una elaboración política común. Sobre la base de un partido común y del respeto a las posiciones mayoritarias y minoritarias, pueden y deben existir formas internas democráticas que eviten que sectores con algunas divergencias tengan que quedarse por fuera.

    Es evidente que la conformación de una organización política revolucionaria, sigue siendo una necesidad real para la lucha por el socialismo, mal podríamos enfrentar a las fuerzas del imperialismo y el capitalismo sin un cambio rotundo en materia de organización política. La razón de un partido revolucionario unido, debe ser organizar, formar y orientar con dirección política el combate de las masas contra la opresión capitalista e imperialista, ser espacio democrático para la expresión y la síntesis de sus ideas en función de la revolución y de la transición socialista, del desarrollo de su participación y ser forjador de la contundencia de su acción como fuerza social transformadora.

    El comienzo de las Asambleas de Batallones Socialistas del PSUV puede ser un ámbito para el debate de estos y otros temas, donde el conjunto de inscritos podamos opinar y decidir. A la vez las comisiones constituidas para organizar el proceso de construcción del nuevo partido tendrían que ampliarse a las organizaciones obreras, populares, campesinas y estudiantiles, para que sus opiniones –como reflejo de la base del pueblo y el partido- sean tomadas en cuenta para cualquier decisión de peso.
    Vía: http://yosmaryderausseo.blogspot.com

Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories