11 de abril: Sostener la lucha por la justicia y contra la impunidad golpista  

0 Comentarios

PRONUNCIAMIENTO DE LA ASOCIACIÓN DE VÍCTIMAS DEL GOLPE DE ESTADO DEL 11 DE ABRIL DE 2002, A CINCO AÑOS DEL ACONTECIMIENTO
Reconocimiento a las víctimas y asimilación de las lecciones históricas del 11 al 13 de Abril Sostener la lucha por la justicia y contra la impunidad golpista Una vez más, después de cinco años, la Asociación de Víctimas del Golpe de Estado (ASOVIC) conmemora, junto al pueblo bolivariano y revolucionario, los hechos acontecidos entre el 11, 12 y 13 de Abril de 2002.

En esos días, nuestro pueblo, sufrió y enfrento el embate contrarrevolucionario de la oligarquía económica, militar, política, mediática y pro imperialista, que durante menos de 48 horas logró trastocar el sistema constitucional de libertades democráticas imperante en nuestro país y estuvo a punto de instaurar una dictadura fascista. Como parte de la resistencia popular al golpe de Estado efectuado el 11 de Abril, decenas de compatriotas cayeron asesinados o fueron heridos con proyectiles disparados por funcionarios de la Policía Metropolitana, controlada en ese entonces por los golpistas.

El “Tapón Popular”, concentrado en los alrededores del palacio de Miraflores, en la Av. Baralt y Puente Llaguno, de alguna manera contribuyó a impedir la consumación del plan golpista original. Los golpistas pretendían encubrir lo que en verdad era un golpe militar, con una movilización de sectores de la clase media y alta, envenenados por la “disociación psicótica” generada por los medios, para simular que la mal llamada “sociedad civil” era quien tumbaba al presidente. Al estar allí ese “Tapón Popular” defensor del gobierno constitucional y de la revolución bolivariana, la manifestación de la derecha no pudo utilizar esa vía de acceso a Miraflores y es por ello que actuó la PM para tratar de dispersarnos y abrir una brecha a sangre y fuego.

Los heridos sobrevivientes y los familiares de los caídos ese 11 de Abril, durante la instalación del gobierno dictatorial de Carmona el día 12 y en el transcurso de las jornadas de la insurrección popular contra el golpe, a partir de las últimas horas del día 12 y del 13 y el 14 de abril, somos los que constituimos hoy en día la Asociación de Víctimas del Golpe de Estado (ASOVIC). Nuestra finalidad es, por una parte, conservar la memoria y las lecciones de estos acontecimientos, así como el reconocimiento a todos los caídos y el apoyo a los sobrevivientes de esa situación, afectados en su salud o integridad física, e igualmente a los familiares de todos ellos: hijos, personas viudas y otros familiares más próximos. Sigue leyendo...
Por otra parte, tenemos también como objetivo fundamental la lucha por la justicia y contra la impunidad golpista, para que sean castigados los responsables y sean resarcidos en lo posible los daños causados; pero sobre todo, para que los asesinos golpistas del 11 de Abril no vuelvan a estar más nunca en condiciones de realizar una nueva intentona criminal contra las libertades democráticas, los beneficios sociales, el poder popular y la soberanía que viene conquistando y desarrollando nuestra revolución. Precisamente, en la lucha por la justicia y contra la impunidad, demandamos penalmente a los hoy imputados por los asesinatos y lesiones que ocasionaron funcionarios de la PM en tiempos del ex alcalde golpista Alfredo Peña, bajo la dirección y comando de Iván Simonovis, Henry Vivas y Lázaro Forero. Este juicio cuyas audiencias se realizan semanalmente en los tribunales del Palacio de Justicia de Maracay, debe concentrar la atención, vigilancia y la solidaridad de todos los revolucionarios y del movimiento popular.

Los nostálgicos del golpe y los que persisten en la conspiración contrarrevolucionaria, con el apoyo mediático de los dueños de las principales televisoras privadas, no cejan en su empeño de tratar de cercar y hostigar a las víctimas, a sus abogados y testigos, en los tribunales, para crear un clima de presión en las instancias judiciales y generar confusión informativa en función de los intereses de los acusados. Mientras tanto, sectores que procuran la conciliación con la oligarquía y algunos jerarcas eclesiásticos, buscan evadir la justicia, a través de la posibilidad de un indulto para los asesinos. Por otro lado, las fugas del ex gobernador Lapi, así como la del golpista Carlos Ortega y de otros tantos, ponen de relieve la probabilidad de que factores de ineficiencia, corrupción e indulgencia política dentro de las instituciones, puedan propiciar una nueva burla a la justicia en el caso de los imputados por los crímenes del 11 de Abril.

Frente a esto hacemos un llamado de alerta, en primer lugar al aguerrido movimiento popular que salió a las calles el 13 de Abril, para que se mantenga en guardia y presto para la acción preventiva. Y, por supuesto, este llamado es también para el gobierno nacional, para la Fiscalía, para los Tribunales y para los organismos policiales encargados de la custodia de los acusados. No dejemos que la impunidad nos siga arrebatando pedazos de nuestra revolución y siembre nuevas amenazas para nuestro futuro. Los que arremetieron ayer, no perderán la oportunidad de volverlo a intentar, al costo de acabar con otras vidas y arrebatarnos la construcción del socialismo si se lo permitimos. No olvidemos que el imperialismo y la oligarquía siguen al acecho. Sabemos que si vuelven como el 11, saldremos como el 13, pero nuestra mejor arma es un 13 permanente, con un pueblo revolucionario en ebullición, que no les dé tregua y que impida cualquier posibilidad de una nueva intentona. Con impunidad no hay justicia y sin justicia no hay revolución. Por esta razón insistimos ante las organizaciones sociales revolucionarias y del Poder Popular, sobre la necesidad de reforzar la lucha por la justicia y contra la impunidad, sobre la necesidad de redoblar la solidaridad con ASOVIC, mediante una sólida plataforma de solidaridad y movilización popular que nos respalde y nos acompañe, especialmente, a lo largo del juicio que se desarrolla en la ciudad de Maracay.

En función de esto, llevaremos a cabo un plan de trabajo, consistente en reuniones y foros, contactos con instancias de gobierno y organizaciones populares, así como con los estudiantes de derecho y con los medios comunitarios y alternativos, como parte de esta campaña por la justicia y contra la impunidad, condición esencial para la profundización de la revolución rumbo al socialismo. No podemos dejar pasar por alto, la mención de las necesidades de salud y otras necesidades sociales de las víctimas, derivadas o agravadas por las agresiones sufridas el 11 de abril, a causa de las cuales tenemos a personas que arrastran severas dolencias físicas y minusvalías, que requieren costosos tratamientos o intervenciones quirúrgicas; tenemos familias que quedaron sin su sostén de hogar, con problemas de vivienda y de empleo, así como con secuelas emocionales y morales. Pese a las ayudas oficiales recibidas, todavía, la mayoría de nosotros y nosotras confrontamos situaciones difíciles que requieren de mayor atención, además de la necesidad de apoyo para nuestras actividades como asociación y en pos de la justicia.

Adicionalmente, nuestros abogados particulares nos asisten gratuitamente, cargando con costos y necesidades importantes en su fatigosa acción litigante. En estas cosas, en las que aspiramos poder mejorar, se pone a prueba la solidez revolucionaria de un gobierno, la eficiencia de las instituciones que queremos para el nuevo modelo de sociedad y la capacidad solidaria del movimiento popular. A los medios de comunicación del Estado, les pedimos hacer de nuestra causa una campaña permanente, especialmente en relación con las incidencias de nuestro juicio, más allá de los aniversarios o conmemoraciones anuales. La causa de la víctimas del 11 de Abril, estamos convencidos, en conciencia, pero también en carne y hueso, porque fuimos y somos víctimas de la metralla y del dolor, es fundamental para el destino de nuestra revolución, para la democracia bolivariana participativa y protagónica, para la autodefensa del proceso, para la preservación de las vidas de los que quedamos y las de los posibles mártires de cualquier otra nueva batalla contra el peligro contrarrevolucionario, incluida la vida de nuestro propio presidente Chávez, amenazado por la oligarquía conspiradora y por el imperialismo.

Frente a esto no deben caber vacilaciones ni mezquindades. Los sobrevivientes y familiares de las víctimas del 11 de Abril de 2002, como parte de este proceso revolucionario, que renació con el levantamiento popular del día 13, seguimos siendo parte activa de la lucha cotidiana en defensa de la revolución y en la construcción del socialismo. Como tal, seguimos asumiendo posiciones revolucionarias en todas las situaciones. Ahora que nos aproximamos a la fecha de expiración de la Concesión del Canal Golpista RCTV (Marcel Granier y su Combo), queremos decir que también somos agraviados y víctimas del “psico-terrorismo” mediático de ese y de los otros canales de televisión que fueron instrumento principalísimo del golpe del 11 de Abril y de todas sus circunstancias; por consiguiente, nos pronunciamos rotundamente en apoyo a la decisión presidencial de no renovarles la concesión y consideramos que esta medida debe adoptarse como un paso importante en la lucha contra la impunidad mediática capitalista, que aspiramos continúe hacia delante, hasta la conquista de la socialización de los medios de comunicación, al servicio de todo el pueblo.

Al movimiento popular le ofrecemos nuestra participación como compatriotas revolucionarios y revolucionarias, en apoyo y en solidaridad con todas sus luchas. Y… ¡Si vienen como el 11… van a tener más que un 13! La única respuesta posible es la aceleración y consolidación de la revolución socialista y del Poder Popular. ¡Viva la revolución bolivariana y socialista! ¡Honor y gloria a las víctimas del 11 de Abril!

Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories