Hasta la muerte en defensa del proceso revolucionario*  

1 Comentarios

Puedo ver la brillante franja de césped verde
que se extiende tras el muro, arriba el cielo
claro y azul, y el sol brilla en todas partes. La
vida es hermosa. Que las futuras generaciones
la libren de todo mal, opresión y violencia y
la disfruten plenamente
L.T.


No somos apologistas de la muerte, la rechazamos y combatimos hasta con nuestra propia vida… y por la vida. Aunque suene paradójico: ofrendamos la vida contra la muerte

    Específicamente contra las que más abundan: las injustificables, las que forman parte de esa cultura genocida que se sustenta en el afán del lucro y la usura. Y luchamos hasta la muerte contra la muerte, porque sabemos que es consecuencia de un “orden internacional” controlado por propietarios de inmensas empresas y bancos transnacionales cuyo único fin es acumular más capital y más poder, aún a costa de la extinción de la vida en el planeta. Ellos instauraron, y siguen ampliando en organismos como la Organización Mundial del Comercio (OMC), la libertad de apropiación del medio ambiente y la libertad de explotación de los seres humanos. En nombre de ese criminal recurso jurídico, la propiedad privada, acumulan el record de más asesinatos contra la Humanidad y la Tierra. Concentran un poder, no solo económico sino político, que abarca la totalidad de los organismos internacionales y la mayoría de los gobiernos del mundo, desde la ONU hasta los Estados Unidos. Son los dueños del gran capital internacional con su corte de testaferros y cipayos que en cada rincón del planeta cuidan los intereses de imperios construidos sobre la base de la desigualdad más infame y el más impune intervencionismo desatado contra los pueblos. Son expertos en el arte de la seducción y la mentira, capaces de llevar a la guillotina de manera “voluntaria” a pueblos enteros por la vía del convencimiento y la democracia manipulada para que entreguen todo, hasta la vida, como fue el caso de Argentina y casi todos los países del Sur de reciente data e igual pretendían en Venezuela con la privatización de la industria petrolera, las empresas básicas, la salud, la educación y los fondos de pensiones. Y cuando les falla la anterior vía, sin ningún tipo de miramientos, optan por la fuerza: no hay sentimiento de culpa que los afecte ante el carácter genocida de sus intervenciones directas en Afganistán, Irak, Palestina y el Líbano o indirectas, por decir lo menos, como el caso nuestro en Venezuela, Haití, Colombia, Bolivia… no escapa ningún país latinoamericano, africano o árabe cuyo suelo no haya sido violado por el ejercicio intervencionista, criminal e invasor del capital transnacional a través de los gobiernos e imperios que controlan.

    En este contexto transita el proceso revolucionario venezolano. Cada vez más estamos obligados a enfrentar el poder del capital mundial, un poder que en nuestro país tiene raíces y que compra conciencias desde la época de la conquista. La oposición nacional y todos sus operadores son instrumentos de ese poder empresarial y financiero transnacional al que responde el gobierno genocida estadounidense y sus aliados del norte: brazo ejecutor de los planes conspirativos que aún continúan y donde a una parte del pueblo venezolano le siguen asignando el rol de masa de maniobra. La importancia geopolítica y económica de Venezuela indica que van a ir a fondo. Como nunca ofrecerán y harán lo aparentemente más absurdo o extravagante en función de intentar ganarse la confianza del pueblo al costo que sea. Para ello, intentarán borrar su viejo y reciente pasado de oprobio y entrega. Saben que provocarán una lucha dura, a costa de vidas, se preparan y no cesarán en su empeño de acabar con el proceso bolivariano. Que sepan, entonces, que la pelea en cualquier escenario no tiene sorpresas y que cualquier aventura que se les ocurra será respondida por el Pueblo Bolivariano movilizado en el terreno de lucha que escojan. Por eso decimos hasta la muerte, en su sentido liberador y humanista, por un proceso que ya no nos pertenece, que trasciende fronteras, que se ha llenado de millones de hombres y mujeres en lucha… en resistencia ofensiva colmada de esperanza.
    __________________________
    * Tomado con algunas modificaciones del periódico “NuestrAmérica Rebelde”,
    editado por el Proyecto Nuetramérica-Movimiento 13 de Abril (PNA-M13A):
    http://www.aporrea.org/contraloria/n83885.html

Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories



1 Comentarios: to “ Hasta la muerte en defensa del proceso revolucionario*


  • 10:37 a. m.  

    Te doy la razón en mucho de lo que dices (sobretodo en lo de los bancos y transnacionales), pero por otros lados no.
    Si la clave del progreso es como tu lo afirmas, entonces ¿que es acaso Chile? este paisito, siendo tan solo una franjita de tierra, es más poderoso que cualquier país que se dice llamar socialista, con todo su gas, petroleo y demás cachivaches.
    La clave del progreso de todo país es la inversión y la libre empresa, DENTRO DE LOS LIMITES DE LAS LEYES DEL PAIS, pero con suficientes garantías de inversión. El resto, disculpame, son solamente engañamuchachos. Saludos.