Batalla ideológica en torno al fin de la concesión a RCTV en Venezuela  

0 Comentarios

En la medianoche del domingo se extinguirá la señal de una de las televisoras más antiguas de América Latina, RCTV, medida considerada por el presidente Hugo Chávez como el fin de una dictadura mediática, y por su dueño como el inicio del totalitarismo en Venezuela.

"Sencillamente, aquí se acaba la concesión que hace más de medio siglo se otorgó a una familia de la clase muy alta", dijo Chávez, y estimó que en la medianoche del domingo "en Venezuela se incrementará la libertad de expresión porque se liberará de la dictadura" a ese medio.El presidente anunció en diciembre, tras su reelección, que no sería renovada a su vencimiento el 27 de mayo la concesión a RCTV.

El director general de RCTV, Marcel Granier, que encabezó la campaña en defensa de su canal, dijo a la AFP que "si se consuma la decisión del gobierno, Venezuela entra en una etapa totalitaria de abuso, de atropello y de arbitrariedad".
"Pasaremos de un régimen centralizador y autoritario a un régimen totalitario", enfatizó.

Sigue leyendo Batalla ideológica en torno al fin de la concesión a RCTV en Venezuela ...
La medida desató protestas en Venezuela y críticas en el exterior, que el gobierno se lanzó a contrarrestar en lo que Chávez considera "una de las primeras batallas" de su nuevo período de gobierno (2007-2013).

"Los grandes medios mundiales, esa dictadura mediática, han convertido un simple hecho de soberanía en una batalla internacional", afirmó el presidente durante una jornada de apoyo organizada por el canal multiestatal Telesur, con la participación de intelectuales extranjeros afines al chavismo.


El Tribunal Supremo de Justicia declaró inadmisible la semana pasada un habeas corpus introducido por RCTV, al considerar que corresponde a la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, controlada por el gobierno, "resolver lo concerniente al otorgamiento, uso, revocatoria" de las concesiones.


En Venezuela, el espectro radioeléctrico pertenece al Estado.


La concesión de RCTV fue otorgada en 1953 a William H. Phelps, suegro de Granier, y fue renovada por última vez en 1987, por una duración de 20 años.


El ministro de Telecomunicaciones, Jesse Chacón, explicó a la prensa extranjera que el gobierno no pudo actuar por vía administrativa contra RCTV y las televisoras privadas que apoyaron el golpe de 2002, porque "no está escrito legalmente en una decisión penal que hubo un golpe de Estado ni quiénes participaron".

Indicó que la disyuntiva para el gobierno fue: "O renovamos y sigue pasando el tiempo, o aprovechamos el vencimiento" de las concesiones.

Chacón considera que lo que está planteado en Venezuela, y que América Latina debe comenzar a cuestionarse, es "la función de los medios en la democracia. Si son el contrapeso del Estado o si son el poder mismo, porque el medio no rota, y los presidentes sí. Si una democracia puede vivir con un poder que crea la opinión pública."

Un académico e investigador en comunicación, Antonio Pasquali, estimó por su parte que se asiste a "un asesinato de una voz opositora muy importante y a un aumento progresivo de la voz del amo".

En la medianoche del 27 de mayo vencen tres concesiones -un canal público y dos privados-, incluida la de Venevisión, del magnate Gustavo Cisneros, dueño también de Direct TV, y concuñado de Granier.

Chacón afirmó que RCTV y Venevisión concentran el 71% de la publicidad de la televisión venezolana, la cual absorbe el 80% de toda la publicidad del país.

Indicó que RCTV fue elegida porque transmite por el canal 2, "la frecuencia más baja que es la más eficiente" y porque ya "no hay espectro disponible". Consideró como una "coincidencia" que además sea el canal que realiza una oposición radical.

Venevisión adoptó una línea editorial neutral desde 2005.

RCTV será reemplazada por TVes, una televisora montada en las últimas semanas por el ministerio de Comunicación que será "de servicio público" y su contenido será realizado por productores independientes.

Venezuela quedará entonces con 4 televisoras de alcance nacional en televisión abierta (VHF): la estatal Venezolana de Televisión identificada con el chavismo, la nueva TVes, y las privadas Venevisión y Televen.

Quedará como única televisora opositora Globovisión, un canal de información continua que transmite en una frecuencia de menor alcance (UHF) en Caracas y en la tercera ciudad del país, Valencia, y por cable.

Chacón afirmó que RCTV podría pasar a transmitir por cable, aunque aún no formuló la solicitud.


Vínculos a esta publicación

What next?

You can also bookmark this post using your favorite bookmarking service:

Related Posts by Categories